Feeds:
Entradas
Comentarios

Estimados alumnos.  Tal vez, estas palabras a modo de cierre de cursada les llegan un tanto a “destiempo”, y pido disculpas por ello.  Pero no quiero dejar pasar esta oportunidad para expresarles que el breve tiempo que he compartido con Uds. en este espacio académico ha sido realmente placentero.  Las reflexiones y los distintos  aportes que hemos compartido en las clases han sido sumamente interesantes, al igual que sus producciones, publicadas en el blog de la Cátedra. 

 

Por haberme incorporado casi al final de la cursada de este ciclo académico, no me parece atinado expresar mi opinión sobre algún parcial en particular.  Si puedo decir que, en general, hay una mirada crítica y una muy buena articulación de los temas propuestos con la realidad socio-cultural de nuestra comunidad, que es una de las premisas de la Cátedra. Modos de la comunicación es un espacio académico que posibilita y promueve la comprensión, reflexión y el debate acerca de las problemáticas de los procesos sociales y comunicacionales en el contexto histórico contemporáneo, y en este sentido, destaco fundamentalmente y con beneplácito,  que en los trabajos se advierte interés y preocupación por las problemáticas sociales de nuestra ciudad, lo que denota la conciencia social y solidaria que Uds. poseen.

 

Por mi parte, me gratifica enormemente el haber participado al menos en el último tramo de este “viaje” y compartido esta experiencia académica con Uds., en la que –y en esto coincido plenamente con Luis – el aprendizaje ha sido mutuo.  

 

Gracias y hasta pronto.  

 

Laura.

Un año de crecimiento

Estimados alumnos:

Llegamos al final de este viaje curricular por la comunicación que nuestro plan de estudios llama Modos de la comunicación social. Hay una bella frase de Foucault en la introducción del tomo 2 de Historia de la sexualidad que algunas veces (pero creo que no este año) hemos utilizado para introducir esta materia.  Foucault había anunciado un proyecto de investigación y editorial al publicar La voluntad de saber, pero siete años después este proyecto ha cambiado radicalmente. Me gusta imaginármelo ya presintiendo la muerte, un tipo consagrado académicamente, que necesita explicar ese viraje, y lo hace con una lección de ética filosófica. Dice:

¿Qué valdría el encarnizamiento del saber si sólo hubiera de asegurar la adquisición de conocimientos y no, en cierto modo y hasta donde se puede, el extravío del que conoce? Hay momentos en la vida en los que la cuestión de saber si se puede pensar distinto de como se piensa y percibir distinto de como se ve es indispensable para seguir pensando o reflexionando

De una forma modesta pero decidida, Modos de la comunicación tiene esa vocación: hacer el intento de pensar distinto, de percibir diferente. Si una característica tiene la comunicación (no sé si una ventaja o un perjucio) es que todos sabemos comunicarnos: de lo que se trata no es de un aprendizaje de una nueva habilidad, sino de un sutil pero trascendente cambio de perspectiva. ¿Lo hemos logrado? Ustedes pueden contestarlo mejor que yo.

Por mi parte, valoro mucho la participación y el compromiso de cada uno, traducidos en parte en los posts de este blog, que nos permitió transparentar nuestras discusiones aúlicas bastante más allá de nuestros encuentros semanales. Para mí, un espacio académico tiene valor cuando se producen cosas nuevas, es decir, cuando todos aprendemos. Y yo he aprendido unas cuantas cosas: los trabajos, comentarios, sugerencias de ustedes me hicieron pensar alguna cuestión antes no pensada, me hicieron ver alguna otra de un modo diferente.

Gracias, entonces, por participar en este viaje.

Luis

Es cierto que la “era digital” ha llegado. Y como toda nueva tecnología de la comunicación que ha hallado su utilidad y por sobre todo, una veta comercial altamente redituable, las que le dieron lugar están aquí para quedarse. También es verdad que su desarrollo cada vez más acelerado pone en un lugar central dentro de la agenda de los Estados, al análisis de estos cambios y a la elaboración de políticas públicas para atenderlos; más aún cuando este avance de las nuevas TICs se encuentra dirigido por las lógicas del mercado que las han ubicado como un factor más, que profundiza la desigualdad en el acceso al conocimiento y a las competencias que facilitan desenvolverse en un mundo altamente competitivo.

Tampoco es mentira, como fundamenta el programa “Conectándonos al futuro” de la Agencia Comodoro Conocimiento del Municipio de nuestra ciudad, que un uso planificado y estratégico de las tecnologías de la información y la comunicación, puede resultar innovador, promover talentos sociales y estimular la construcción colaborativa del conocimiento. También, contribuir a renovar a la vieja escuela cuyos formatos han entrado en crisis ante una nueva juventud cada vez más alejada de los escritos estables y las prácticas comunicativas tradicionales y afecta a la agilidad del lenguaje audiovisual y al carácter altamente dialógico, dinámico e interactivo de los dispositivos digitales.

Pero no es menos cierto, que el deslumbramiento ante las experiencias novedosas y fascinantes suele llevar nuestra atención a proyectos que si bien son substancialmente estimables dejan sin contemplación otros que aunque menos excéntricos y atractivos, resultan más estructurales, impostergables y aún irresueltos.

¿Cómo pensar la utilización productiva y democrática de las TICs en naciones en las que la población infanto-juvenil se haya sumida en más de un 50 por ciento en la pobreza? ¿Cómo determinar la destinación del presupuesto público al desarrollo de las TICs frente un sistema sanitario y educativo profundamente desfinanciado? ¿Cómo capacitar para un uso eficaz de las TICs a docentes con más de un empleo o con jornadas completas a cargo?
Los interrogantes se multiplican infinitamente producto de múltiples carencias que hace tiempo ruegan ser subsanadas.

Aún si pensamos en la existencia de poblaciones enteras en las que estos problemas se hayan erradicado; existen algunos factores extra-técnicos que deben ser observados. Como explica Mauricio Lazzarato en una entrevista realizada por el suplemento cultural “Ñ” del diario Clarín, “la máquina tecnológica supone y depende de la máquina social, de la cual no es más que una parte, una actualización entre otras”, se trata de comprender en qué maquina social las tecnologías deben estar integradas para producir resistencia y creación. “Internet, como toda máquina o dispositivo, puede producir procesos de sujeción o procesos de subjetivación, prácticas de sumisión o libertad”.

Cobra fuerza de este modo el concepto de “ensamblaje socio-técnico” elaborado por Adolfo Estalella Fernández, quien citando a Beijker afirma, “lo técnico está socialmente construido, y lo social está técnicamente construido”. Los usuarios construyen el significado de las tecnologías con sus prácticas y por ello estas últimas debiesen ocupar el centro de la reflexión sobre el gobierno digital junto a la definición de su rol, ya que los dispositivos tecnológicos pueden ser usufructuados para la estimulación de procesos políticos en términos de Ranciére, con fuerza creadora y promotora de cambios; pero también para el refuerzo de desarrollos policíacos con fines de establecimiento del orden, abortivos de todo tipo de creatividad naciente.

Cabe aclarar con el término “gobierno digital” se alude a su dimensión vinculada a las políticas de planificación de la implementación de las TICs y de promoción del acceso o reducción de la brecha digital en uno de los sentidos planteados por Ester Kaufman y Ricardo Sebastián Piana, el de “los programas que buscan incentivar y crear las condiciones de acceso, uso y apropiación de las TIC.

En este sentido, es preciso destacar la importancia de una escuela creativa y liberadora haciendo caso a la advertencia de Alejandro Piscitelli sobre la necesidad de una construcción dialéctica del conocimiento entre las TICs y la escuela, en la que esta última adquiere el deber neurálgico de dirigir los procesos de aprendizaje, propiciar el marco de reflexión sobre las prácticas y los conocimientos vehiculizados y dinamizados por las tecnologías, y planificar la adquisición estratégica de las competencias digitales de inteligencia colectiva, juego, performance, simulación, cognición distribuida, navegación transmedia, mulitasking, y especialmente, de apropiación.

Para finalizar, cabe recordar el siguiente fragmento de la introducción del informe de la UNESCO “Hacia las sociedades del conocimiento” que debe ser la premisa básica para el inicio de la discusión sobre la estimulación del conocimiento a través de los nuevos medios comunicacionales e informacionales:

“Hoy como ayer, el dominio del conocimiento puede ir acompañado de un cúmulo importante de desigualdades, exclusiones y luchas sociales (…) Actualmente, la difusión de las nuevas tecnologías y la aparición de la red pública Internet parecen abrir nuevas perspectivas a la ampliación del espacio público del conocimiento. A este respecto, podemos preguntarnos si poseemos ya los medios que permitan un acceso igual y universal al conocimiento, así como un auténtico aprovechamiento compartido de éste. Esta debe ser la piedra de toque de sociedades del conocimiento auténticas, que sean fuentes de un desarrollo humano y sostenible”.

Y que por medios se entienda a todo lo que necesitan los niños de nuestro mundo para crecer sanos y ejercer su derecho de aprender libres de condicionamientos, sin hambre, sin cansancio y sin dolores.

CRISIS DE REPRESENTATIVIDAD EN LA CUENCA DEL GOLFO SAN JORGE

Los sucesos y procesos que implicó el 2001 a nivel nacional comenzaron a tomar cuerpo algunos años antes en la Cuenca del Golfo San Jorge. Luego de una fuerte crisis económica que afectó a partir del año 98′ la principal actividad productiva regional, los despidos masivos y los desastres ocasionados por la flexibilización y la precarización laboral se articularon en un movimiento fuerte de desocupados y trabajadores empobrecidos que recibieron al Argentinazo con un importante nivel de organización y un programa de demandas claro.
Se multiplicaron los organismos de deliberación y representación por fuera del Estado y el ejercicio de la democracia directa en espacios asamblearios. Diferentes formas de afectación de la producción petrolera se ubicaron como los métodos privilegiados para la consecución de las demandas y para el llamado de atención a unos gobernantes en los que ya se descreía y por los que la población activada no sentía representados sus intereses.
La crisis económica y social que estalló en la región a mediados de 1998 produjo la anticipación del Argentinazo en la Cuenca petrolífera del Golfo San Jorge. Durante ese año la disminución abrupta del precio del barril del petróleo que llegó a valer 10 dólares, cuya extracción constituye la principal actividad productiva local y la fuente de empleo de gran parte de la población masculina, derivó en despidos masivos y recortes salariales.

Esta situación sumada a un fuerte proceso de flexibilización y precarización laboral de todos los sectores y al retiro del Estado de las seguridades sociales y de las garantías públicas que se venía desarrollando hacía tiempo y que se hubo profundizado en la última década durante el gobierno de Carlos Menem; hizo de Comodoro Rivadavia una ciudad con miles de desocupados y la mayoría de sus habitantes empobrecidos.

Así, las múltiples necesidades de reinserción en el mundo del trabajo de los desempleados y de una mejora en las condiciones salariales y la calidad de vida de quienes aún conservaban sus puestos de labor, se articularon en un trascendente movimiento unificado con eje en la cuestión del trabajo en el que se congregó una “multitud” de identidades diversas, pero que tenían algo en común: todos sufrían un significativo descenso del nivel de vida, una fuerte desmejora de las condiciones laborales y se sentían desoídos por quienes habían sido electos por ellos para representarlos.

Inés M. Pousadela define como momentos de “crisis de representatividad” a situaciones como estas, de “cambios abruptos, repentinos y disruptivos”, pero también “pasajeros”, y en las que el lazo representativo falla por ausencia del reconocimiento de ese vínculo por parte de los representados. El descontento y la movilización se propagan como expresión del cuestionamiento a los representantes en su conjunto en los que se descree y de los que se sospecha, sin diferenciación de individualidades personales o pertenencia partidaria.

Al respecto, Luis Sandoval analiza tres tipos de razones que han intentado explicar la irrupción de una crisis de representatividad: la crisis económica, la massmediatización de la política y la fragmentación social; entre las que si bien la primera parece ser el factor decisivo en este caso, las otras dos han contribuido a allanar el camino a este quiebre representacional.

El primer aspecto, alude a la incapacidad de los gobiernos de dar respuesta a las demandas económico-sociales en un contexto de escasez y de derrumbe de las políticas del Estado de Bienestar. En este sentido, la imposibilidad de cualquier representante de restituir lo brindado por la actividad económica principal y recomponer lo desmantelado por años de desregulación y retraimiento estatal, encolerizó a la población y determinó que esta se organice por canales extra-estatales para la consecución de sus requerimientos.

Sin embargo, esto quizá habría sido diferente o hubiese tenido un desarrollo más lento si los otros dos aspectos no hubieran contribuido. Por su parte, la massmediatización de la política, analizada también por Pousadela como “democracia de audiencia”, concepto que alude a una fuerte tendencia que sitúa como centro de la actividad partidaria a los vínculos con los medios de comunicación y a la utilización de las encuestas de opinión, y ubica a la imagen por sobre el debate de ideas y a los líderes por sobre los programas de sus partidos, y que a su vez se va instalando acompañada por la decadencia de las antiguas identidades y subculturas partidarias; determinó la ausencia en algunos casos y la extrema debilidad en otros, de la una estructura partidaria firme en el plano territorial que actuase como barrera de contención de una ciudadanía desesperada. En un contexto en el que la construcción de los partidos que habitan mayoritariamente los espacios de representación se sostiene sobre la imagen mediática de sus principales candidatos, cualquier tambaleo de estos últimos propicia el derrumbe de los primeros.

Finalmente, la fragmentación del tejido social, explica Sandoval, producto del surgimiento en la modernidad tardía de nuevas identidades más parciales y fragmentarias, enfrentó a las organizaciones políticas tradicionales con un proceso creciente de complejización de lo social y lo político, ante el cual han perdido su capacidad de articulación de las demandas y expectativas de los distintos actores de la sociedad.

Así, estos tres factores contribuyen a la generación de un caldo de cultivo propicio para la emergencia de situaciones de crisis de representatividad y la consiguiente asociación de los ciudadanos en espacios por fuera del aparato estatal, en los que el ejercicio de la democracia directa y la puesta en práctica de los mandatos imperativos se constituyen como los modos privilegiados para la toma de decisiones.

Democracia directa: la capacidad de decir “no” y “es posible que”

Resulta lógico, que ante una substancial deslegitimación de los representantes, se prefieran las formas de ejercicio de la democracia que desechen por completo a la representación, la cual involucra inevitablemente cierto grado de autonomía de aquellos que representan -y en los que ya no se confía- respecto de los representados para la toma de decisiones.

Al respecto, Dominique Schnapper citada por Pousadela, afirma que en estas situaciones toda desigualdad como la que separa a representantes y representados, antes juzgada “normal”, se torna insoportable. “El igualitarismo contemporáneo se expresa según Schnapper, en la aspiración a no ser representado “más que por uno mismo”, que se traduce en reivindicaciones de participación y reclamos de democracia directa”.

Surge así en la región como consecuencia de este momento de crisis de las modalidades de democracia representativa y de las viejas estructuras partidarias, un numeroso movimiento de desocupados con forma de coordinadora al que se fueron sumando la mayoría de los sindicatos, en el que las asambleas constituyeron el órgano asociativo, deliberativo y resolutivo privilegiado y la democracia directa el método predominante de participación y gobierno. Llegaron a participar simultáneamente de los espacios asamblearios alrededor de diez mil personas, lo que en el 98′ representaba casi un diez por ciento de la población local.

Un rasgo significativo que da cuenta del rechazo de la posibilidad que ofrecen las democracias representativas a sus ciudadanos de peticionar pacíficamente a las autoridades, y del convencimiento de que éstas no responderían fácilmente a las demandas y reclamos aunque estos fuesen masivos, es el cambio en las maneras de reclamar que comenzó a experimentar el movimiento de desocupados.

A partir de aquella época, se inauguraron en Caleta Olivia primero y en Comodoro Rivadavia después, diferentes formas de afectación a la producción de petróleo como los cortes de todas las rutas mediante las que se accede a los yacimientos y la toma de las playas de tanques de almacenaje y distribución del hidrocarburo. Este fenómeno que más tarde comenzó a institucionalizarse y que hoy sigue siendo utilizado por nuevos grupos como modo de llamar la atención de los representantes o de presionarlos, da cuenta de la existencia en la ciudadanía de una visión de los gobernantes como representativos de los empresarios del crudo. De ahí, el entendimiento de que afectar los intereses de estos grupos económicos causaría la respuesta inmediata de las autoridades estatales.

En una entrevista realizada por Clarín a Paolo Virno para el suplemento cultural “Ñ”, este filósofo napolitano hace referencia a dos medios mentales que nos permiten cambiar nuestra forma de vida en el presente estrechamente ligados al lenguaje verbal: la capacidad de decir “no” y la de decir “es posible que”. “Y decir no, quiere decir tomar distancias de lo que hay y por ende, suponer una posibilidad distinta. Otro mundo es posible porque puedo decir no”.

Si bien esta mutación en las formas de reclamo no se corresponde con lo que Virno denomina como “éxodo” o construcción de instituciones de la vida pública más allá del Estado; existe una “multitud” que dice “no” a la desocupación, al hambre y al empobrecimiento, toma distancia de las formas tradicionales de reclamo y de los modos indirectos de democracia y finalmente, se inclina por una posibilidad distinta, la de las asambleas y los ataques al corazón del sistema productivo.

Se produce así un ataque al “imperio” mismo en términos de Antonio Negri, a la red transnacional del poder capitalista materializada en las empresas extractoras de petróleo, pero a los efectos de despertar la atención de unos representantes que solo responden cuando se toca a la franquicia local del “imperio”.

Por otra parte, la irrupción de estos quiebres en lo que hasta el momento eran las verdades institucionales abre una etapa signada por el predominio de lo que se crea en donde era imprevisible que se creara, de lo revolucionario, de lo que surge del cambio: de preponderancia del “poder constituyente” en palabras de Negri y de la “política” en palabras de Ranciére, como signos de un momento de profunda inestabilidad y de cuestionamiento de lo instituido, incluso del derecho incuestionable a la propiedad privada -lo que pudo verse en las tomas de fábricas y propiedades de empresas.

Sin embargo, la policía del orden o conjunto de procesos mediante los cuales el poder disciplina según Ranciére, ofreció fuerte resistencia. Las Fuerzas Armadas del Estado apelaron sin duda al recurso de la violencia para recomponer la estabilidad y garantizar los principios de la república representativa, lo que dejó un saldo de más de treinta muertos y centenares de heridos a nivel nacional. Cabe reflexionar, como hubiesen reaccionado los representantes si en lugar de reclamarse la conclusión de sus mandatos, se hubiese prescindido completamente de ellos procediendo al “éxodo” propuesto por Virno. Mejor no pensar en la posibilidad de que el territorio seleccionado para el asiento de los emigrantes afectará un interés empresarial.

Entre el fin de una crisis y el inicio de otra

Aunque en algún sentido esta crisis fue como cualquier otra, “pasajera” según Inés Pousadela, y junto a la posterior recuperación económica volvió a respirarse cierto aire de estabilidad en la institucionalidad local y también nacional, algunos movimientos se fueron disgregando luego de la consecución de la demanda de “trabajo genuino” y otros fueron cooptados mediante la contención institucional; los factores señalados por Sandoval como sus razones se mantuvieron hasta la actualidad.

Así, la estructura tradicional de los partidos continúa inmersa en un estancamiento, alejada de la vida de la socialización y la intervención política territorial, sustentada sobre la irrupción en lo mediático, la difusión de la imagen de los candidatos, la publicidad personalizada y las contiendas televisivas. Se mantiene en todo su esplendor la democracia de audiencia mientras los cuadros partidarios escasean y la militancia cotidiana y el imprescindible programa son un viejo ideal. Por otra parte, la fragmentación de las identidades sociales con sus respectivas demandas aún no consigue una articulación política que sirva de respuesta general.

También, la persistencia de la baja credibilidad en las instituciones estatales se refleja, por ejemplo, en la poca fiabilidad que se le otorgan a todos los datos proporcionados por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos. Además, cinco años después de la destitución de Fernando De La Rúa se produjo una nueva revocación de un representante electo cuando los santacruceños determinaron la salida de Sancho de la gobernación de esa provincia.

Hoy, la fragilidad del sistema representativo y de la política en el tardocapitalismo no son solo recuerdos del 2001. Ante este panorama permanente y la posibilidad de una nueva debacle económica golpeándonos la puerta, un nuevo Argentinazo espera a la vuelta de la esquina.

Inés M. Pousadela. “Que se vayan todos. Enigmas de la representación política”, colección “Claves para todos”. Editorial Capital Intelectual.

Luis Sandoval. “La política del tardocapitalismo”, en http://www.nombrefalso.com.ar.

por Cintia Cárdenas y Valeria Sáez 

La salud mental es un problema social, que afecta a gran cantidad de personas no tiene distinción social ya que puede afectar a una persona pobre o rica. La pregunta es porque existen y se prolongan estas nuevas patologías? Y qué papel tienen las nuevas tecnologías?

Raúl Castro, psicólogo del hospital regional nos cuenta como es la situación en Comodoro Rivadavia y las nuevas patologías que aparecen, debido al crecimiento demográfico y a la participación de las nuevas tecnologías.

Entrevista: Raúl Castro (psicólogo del hospital regional)

¿Que es la salud mental?

Acá hay que mencionar varios temas como ser el crecimiento geométrico, que no está compensado por el personal especializado que hay para esta enfermedad, no solo en el hospital sino también en el ámbito privado.

Este crecimiento sin duda trae nuevas patología como ser adicciones, a varias sustancias, como el alcohol, drogas y ahora hasta internet.

Con respecto a esta nueva patología como es internet debemos decir que el equipo médico se está especializando para afrontar esta nueva adicción.

Esto es difícil también porque el hospital ya no tiene lugar para nuevos pacientes, no solo por las personas que están internadas sino también por los pacientes ambulatorios. Pero la salud mental es esto nuevas patologías en las personas algunas mas graves y otras no tanto.

Con respecto a la falta de espacio tienen alguna solución de parte del gobierno?

De acuerdo al espacio como dije anteriormente es poco ya que tenemos un alto índice de pacientes.

Pero este problema ya tiene una solución ya que a principios del año que viene, o con suerte a fines de este año ya vamos a tener un nuevo edificio que no solo cuenta con un piso de internación sino que va ser mucho más grande que el actual ya que este posee solo veinte camas y el nuevo tendrá el doble. Esto quiere decir que ya no van a estar todos los pacientes mezclados se dividirán por patologías.

Porque hay tantas patologías en la Argentina?

La Argentina es un país a lo largo, por lo tanto culturalmente va cambiando, la gente que viene de otro lado noerencia, se viene otro clima de golpe con otras costumbres y sufren desarraigo y ahí aparecen patologías se ve mucho la depresión en la gente que está acostumbrada a vivir con mayor cantidad de luz, esto de alguna manera ha traído una consecuencia esto demanda mas patologías como adicciones, depresiones y trastorno de pánico, ataques de fobia.

 

Este tema sin duda merece un análisis profundo y si la volcamos a la teoría de las sociedades de control podemos encontrar similitudes en el tema y hasta entender porque empezan estos problemas.

La sociedades de control son sistemas basados en posibilidades tecnológicas abiertas al desarrollo en la segunda mitad del siglo xx.”..

Las sociedades de control en la actualidad están gobernadas por una sociedad digital, en la que hace que para mantener el orden se deba recurrir a un ferreo control de los ciudadanos.

Esta sociedad participativa y libre se convierte entonces en la sociedad de control predominante, esta sociedad es de amplia libertad de creación y comunicación que le permite a la tecnología de alguna forma llegar a las personas de una forma casi total.

Esto quiere decir que los ciudadanos somos gobernados por las nuevas tecnología, y esto provoca como lo dijo el doctor, adicciones como son internet y hasta en algunos casos ataques de pánico, ya que viven tan encerrados en este mundo que temen salir afrontar la realidad.

Dicho de otra forma, internet y las actividades en red en general les quita a los viejos poderes su capacidad de definir los temas y las preocupaciones de la gente esto esto lo desenvuelve y los deja en un mundo irreal.

También podemos nombrar a Watzlawick, ya que este estudia los aspectos pragmáticos de la comunicación humana, formas de comunicación multifacéticas.

El dice que las personas vivimos comunicando a través de gestos, miradas es imposible no comunicar entonces pensándolo en la salud mental debemos decir que de esto tarat el tramiento de los pacientes el médico debe evaluar sus movimientos.

De acuerdo a su conducta se tratan de ver que es lo que pasa y hasta donde puede afectarlo.

También podemos relacionar la teoría de Giddens, ya que plantea a partir de las conciencias prácticas y discursivas, nombra la diferencia en lo que se puede decir y lo que se hace.

El analiza las situaciones de comunicación; a partir de acciones, esta teoría es certera y también tiene que ver mucho con la salud mental, porque el nombrar el yo, la naturaleza psicológica del individuo, y dice que todos los seres humanos controlan constantemente las circunstancias de sus actividades.

La conciencia practica junto con las rutinas cotidianas, ayudan a dejar en suspenso la angustia.

La confianza básica se basa en una certidumbre en la fiabilidad de las personas adquiridas en las experiencias tempranas de la niñez.

Sin duda estos dos autores eran necesario nombara porque tienen que ver muchos con el tema, ya que plantean una teoría interesante de acuerdo al análisis de los individuos y como logran insertarse en la sociedad, ambas teorías son ciertamente certeras.

El individuo no es un ser que encuentre a los otros en un momento súbito, el descubrimiento de los otros es de importancia clave, en sentido emocional y cognitivo”….


por Analía Miranda y Silvina Hermosilla

Una sociedad del conocimiento es aquella que comprende dimensiones sociales, éticas y políticas. Hay diferentes formas de conocimiento y culturas que intervienen en la edificación de las sociedades, influidas por el progreso científico y técnico moderno, (nueva tecnología).

Promover la diversidad cultural equivale a promover la creatividad de la sociedad del conocimiento. Así mismo, se debe valorar y aprovechar los conocimientos teniendo en cuenta que se deberá compartir el saber.

Un punto a tener en cuenta es la Revolución de las nuevas tecnologías ha significado la entrada de la información y del conocimiento en una lógica que Manuel Castells ha definido como la aplicación del conocimiento y la información a los procedimientos de la creación, procesamiento y difusión de la información a los procedimientos de la creación, procesamiento difusión de la información de retroacción acumulativa entre la innovación y sus utilizaciones practicas.

No obstante, en las nuevas sociedades del conocimiento, los valores y las prácticas de creatividad e innovación desempeñaran un papel importante, ya que las nuevas necesidades de la sociedad conducen a mejorar constantemente.

La información es un instrumento del conocimiento, pero no es el conocimiento en si.

La información es una potencia una mercancía que se compra y vende en el mercado. Sin embargo, el conocimiento tiene determinadas limitaciones hoy en día.

La tecnología a sido superada por la cantidad de información que circula constantemente en la red, a su vez la velocidad de su trasmisión hace que sea mas difícil su control.

Se puede decir que la sociedad del conocimiento son sociedades en redes que propician una mejor toma de conciencia de los problemas mundiales.

Según AMARTYA SEN, el desarrollo humano esta en la búsqueda de libertades, no solo las libertades jurídicas, si no las comprobables.

La creación de redes de comunicación cada vez más avanzada permitió que las distancias geográficas ya no se sean una limitación. Permitió acabar el aislamiento.

No obstante, la brecha cognitiva es obvia en los países del norte y del sur, pero también en cada sociedad. Sin embargo, el conocimiento esta en proceso de hiperindustrializacion, esto se debe a la apropiación desmedida del conocimiento en la sociedad mundial de la información. Por lo tanto, corre grave peligro la diversidad de las culturas cognitivas. El saber representa un bien publico, la privatización sin control de los sistemas de enseñanza se merecen una atención. Un ejemplo claro de la situación, es lo que plantea Richard M. Stallman sobre software propietario, el cual es un sistema que te impide compartir o modificar el software, este sistema es antisocial y poco ético.
Las empresas de software tiene el derecho natural e incuestionable a poseer software y por ende tener el poder sobre los usuarios. Sin embargo, la constitución de EE.UU. y el derecho tradicional rechazan este punto. El Copyright no es una ley natural, si no un monopolio artificial impuesto por el estado que limita el derecho natural de los usuarios a copias.

Los usuarios de los ordenadores deberían ser libres, para modificar los programas y ajustarlos a las necesidades, libres para poder compartirlos, por que la cooperación con los demás constituye la base de la sociedad.
La libertad de expresión y autonomía son fundamentales en la sociedad del conocimiento.
Los derechos incluyen el no ser molestado a causa de sus opiniones y el defenderlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión;

  • Ausencia de censura o control de la información.
  • Libre circulación de los datos e información.
  • Pluralismo de los medios y libertad de prensa.
  • Libre participación de los individuos en las sociedades.

Para construir una autentica sociedad del conocimiento se debe respetar la libertad de expresión y la libertad de investigación científica. Esto se puede lograr gracias al desarrollo de una sociedad mundial de la información.
La exclusión de la información no es solo una cuestión de acceso y conexión, si no también de contenidos.
Tiene que ver tanto con la brecha digital como con la brecha cognitiva y guarda relación con los obstáculos educativos, culturales y lingüísticos que hacen de Internet un objeto raro e inaccesible para las poblaciones. La UNESCO es la que debe proponer soluciones para reducir la brecha digital. Asimismo, la UNESCO quiere trabajar en colaboración con otras naciones para unirse, a fin de que las políticas de precios de las telecomunicaciones y la tarifa de Internet se adopten a las posibilidades económicas de los países en desarrollo y de las regiones apartadas. Es importante destacar que la libertad de información, definida como el derecho a acceder a datos en posesión de los poderes públicos y obtener una información periódica sobre las iniciativas que estos adoptan. La posesión de un conocimiento puede hacer que sus poseedores saquen provecho de la ignorancia en que se hallan los que no lo poseen.

En la actualidad, se encuentra en riesgo los derechos humanos de cada individuo mencionados anteriormente. El acceso abierto que vendría a representar el movimiento del software libre y la construcción de un edificio completo de software, que nos permite satisfacer nuestras necesidades de procesamiento electrónico de datos sin renuncias las libertades esenciales de cada individuo. Basadas en el marco jurídico de software libre, los sistemas GNU/LINUX están accesibles a la ciudadanía para que se garantice que cada una y cada uno de nosotros controle su computadora y pueda mantenerla fuera del monitoreo de las corporaciones. Actualmente Internet es un mundo a descubrir, no todos tienen la capacidad de manejarse libremente en la red.

Actividad uno

por Analía Miranda y Silvina Hermosilla

En una sociedad de clases como la nuestra, existen sectores dirigentes y otros que son subordinados. Existe por lo general un proceso de producción y reproducción constante de significados simbólicos y valores que van legitimándose e involucrándose en la práctica cotidiana.

Incluyendo a la globalización, se puede ver que la misma, ha venido utilizando para describir los cambios de las economías nacionales, cada vez mas integrados en sistemas sociales, abiertos o interdependientes, sujetos a los efectos de la libertad de los mercados, las fluctuaciones monetarias y los movimientos especulativos del capital. Los ambitos de la realidad en los que mejor se refleja la globalización son la economía, las innovaciones tecnológicas y el oceo.

Ahora bien, si mencionamos que existe una crisis de representatividad en la sociedad, ¿que significaría eso hoy?…. La crisis de la representatividad quiere decir que cierto grado de autonomía en la acción del representante, no solo es esperable, si no que es constitutiva de la relación de representación. La tarea del representante es trasmitir de forma perfecta la voluntad de sus representados, a poco de profundizar el análisis, resulta claro que debe tomar decisiones a partir de negociaciones con los representantes de otros sectores.

Precisamente, esta crisis de representatividad, básicamente hace referencia a tres razones distintas: la primera es la crisis económica, la segunda es los massmediatizacion de la política y por ultimo, la fragmentación social.

“Las sociedades están cada ves mas complejas, y han aparecido nuevas fuerzas sociales que reclaman su derecho a participar en el sistema político. Y estas fuerzas sociales a veces no encuentran entre los partidos existentes un canal adecuado para representarlos. Además, las sociedades son cada vez mas atomizadas, en el sentido de que sus intereses son locales, más no nacionales, creando lo que rial llama “analfabetismo político”.

Rial también afirma que: “En tiempos de globalización de la economía, la comunicación y el consumo, al menos en su deseo, hay una creciente “feudalizacion” en la ejecucucion de la política. No estamos frente a estados fuertes, especialmente en los países en desarrollo. Tampoco frente a sociedades estructuradas en corporaciones poderosas, como los sindicatos o los grupos intermedios. Pueden quedar las corporaciones, pero carecen de la capacidad de articulación de antaño, a lo sumo la conservan puntualmente cuando se trata de un caso especifico que permite despertar el interés común. Es el tiempo de los grupos de interés diversos, integrados muchas veces en organizaciones no gubernamentales competitivas, que a veces sustituyen al propio estado.

Entrando en este contexto, vemos que la representatividad se vuelve un imposible. Los políticos se convierten en un estrato intermedio profesionalizado. Su rol ya no es el de representante de un sector, si no el de mediador entre la multiplicidad de intereses en conflictos. Y un mediador no puede tomar partido de antemano. Y en este nuevo orden, el político adquiere el rol de mediador, se profesionaliza, ya no es representante de un interés particular, si no que aparece desligado de cualquier interés y se dedica a la labor de intermediación entre los intereses contrapuestos de los grupos, poniéndolos en consonancia con las exigencias del estado. Frente a los roles de gestionadotes de conflictos, los mensajes políticos necesariamente se debilitan. En contra partida, los movimientos sociales que expresan intereses particulares, aun en su fragmentación (o precisamente por ella), son cada vez más independientes del sistema político, hasta configurar la denominada pospolítica.

La relación entre estos movimientos sociales y los partidos políticos es sin duda conflictiva, y constituye un desafió, especialmente para aquellas fuerzas que buscan convertirse en representativos de los intereses de los sectores no hegemónicos.

Es posible que las limitaciones que encuentra la discusión franca en el sistema político tardo moderno, donde el campo propiamente político se ha vuelto mas estrecho y donde la rapidez en la toma de decisiones se contrapone a los tiempos de la deliberación publica, todo lo cual lleva a un papel crecientemente formal de las legislaturas, acompañando u oponiéndose a las iniciativas del ejecutivo de manera casi ritual- contribuya a la ya discutida crisis de la representatividad.

Finalmente, el uso de los medios de comunicación también opera como un significante que debe ser llamado, como objeto de las luchas sociales, su operación es el resultante de articulaciones hegemónicas. Pero debemos considerar que los medios no son nunca meramente medios, no se limitan a ser instrumentos trasparentes. Por ejemplo; el video político, el empobrecimiento de la discusión política y el centramiento de la misma en imágenes y anécdotas, es coherente, sin embargo con la contrición real del campo de lo político y el abandono de grandes parcelas a nuevos conocimientos técnicos. Entonces, puede ser que en la televisión se discuta la totalidad de lo que aun puede discutirse, solo que esto es muy poco, y mas allá de l televisión se encuentre el imperio de los dictámenes técnicos, de los economistas y los especialistas en políticas publicas, todas esas cuestiones que solo muy rara vez se entrometen en el mundo de la imagen.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.